PORTADA 58 JUNIO-smallEditorial: Hernando Londoño Jimenez

Vivimos en un mundo lleno de respuestas y escaso de preguntas, respuestas elaboradas en la mayoría de los casos sin justificación alguna, tal como lo planteó Michael Foucault y quien nunca dejó de advertir que si algún sentido tiene el trabajo intelectual, es ecisamente la continua indagación que modifique lo que ya se ha hecho y, sobre todo, a nosotros mismos: “Cuando un trabajo no es al mismo tiempo una tentativa para odificar lo que uno piensa e incluso lo que uno es, no es muy divertido.

 

Leer más...